PortadaDanielMuñozYLosMarujos-770x697
diciembre 28, 2013 | Publicado en:

Daniel Muñoz y Los Marujos

Información del Álbum

Daniel Muñoz y Los Marujos
  1. Décima
  2. Pa’ Agarrarse De Una Cueca
  3. Catador Enólogo
  4. Tu Orgullo
  5. Ya Me Voy A Retirar
  6. El Suspiro
  7. El Vapor Chileno
  8. Mi Valparaíso
  9. Cuando Volviste Pa’l Puerto
  10. Calle Freire Y Pedro Montt
  11. Con Una Mina En El Puerto
  12. Amores Turbulentos
Grabación, mezcla y masterización: Juan Pablo Quezada

Paralelo a su exitosa carrera como actor en cine, teatro y televisión, Daniel Muñoz ha desarrollado una apasionada dedicación al cultivo de la cueca brava. Por más de 10 años, ha estado ligado, de manera profesional, a este oficio en la compañía de cuequeros de gran trayectoria, verdaderas escuelas formativas de la tradición oral como Los Chileneros. Y también con grupos de más reciente formación como Los Tricolores y Los Santiaguinos, cantores como Héctor Pavez y hasta su propio proyecto 3X 7 Veintiuna.

En 1994 Daniel Muñoz forma parte del montaje de El Desquite de Roberto Parra, bajo la dirección de Andrés Pérez. En esta oportunidad, conoce al autor musical de la obra, Mario Rojas, con quien Daniel profundiza este interés e inicia su camino musical entre chinganas y festivales del ramo, conociendo a fondo los lugares donde la cueca se practica en su modo más auténtico. Será Mario Rojas quien le presente a Nano Núñez y a Los Chileneros, sus principales influencias musicales.

A fines de los 90, su reputación como comediante crecía notoriamente, específicamente con su personaje El Malo con quien logra vitrina nacional desde programas como Venga Conmigo y estelares televisivos, hasta su despedida oficial en el Festival de Viña del Mar del año 2000. Era su momento de mayor popularidad. Sin embargo, su amor por las tradiciones era mayor y fue enfocando su carrera como comediante en ese sentido.

Al año siguiente presenta a Carmelo, un personaje campesino de lenguaje popular que no consiguió seducir al inmisericorde Monstruo del 2001. El show contemplaba un cierre junto a Los Chileneros, trío fundado en la década de los 60, pero Daniel Muñoz no logra capitalizar el éxito de El Malo y, entre pifias, se despide del escenario de la Quinta Vergara y de su carrera como comediante.

“Con el show nos fue como el forro, pésimo, mal, pifias y de todo”, recuerda Daniel Muñoz. “Para pasar la pena fuimos al Bar Cinzano en Valparaíso y se armó la fiesta con Los Chileneros y un montón de cuequeros porteños que ni siquiera conocía. De ahí no paré más”. Daniel Muñoz doblegó este fracaso y se reencontró con sus tradiciones familiares, de una infancia en San Fernando y de la crianza de su abuela quien le enseñó la cueca desde niño. Primero mirando, luego con el pandero y los platillos y, finalmente, usando su privilegiada voz.

Ese 2001, y junto a Mario Rojas quien también dirigió musicalmente el show de Carmelo, producen el primer disco de Los Chileneros, tras 40 años de carrera, demostrando su compromiso con las tradiciones y presagiando el futuro esplendor que le vendrá tras este primer acercamiento discográfico. “Si no hubiese hecho el show de Carmelo no hubiese conocido a Los Chileneros y sin eso, probablemente, no habrían surgido todos estos proyectos cuequeros”, analiza.

La cueca ya era uno de los principales intereses en su apretada agenda como actor. Por esos años, Daniel Muñoz conoce al acordeonista y cantante Félix Llancafil, se hacen yuntas y forman el proyecto 3×7 Veintiuna. Su nuevo oficio de músico se materializó finalmente en 2005 al colaborar formalmente con el segundo disco de Los Tricolores y, meses más tarde, al debutar junto a 3×7 Veintiuna con ‘Cuecas Como Las Canta El Roto’.

Con esta agrupación, su primer proyecto cuequero, se mantiene por siete años con una nutrida colección de cinco discos. Recorren el país y se presentan en los principales escenarios de esta música, como el Festival del Huaso de Olmué en 2007, 2009 y en 2011, en este último, junto a la cantante porteña Lucy Briceño y al conjunto Las Primas. Al año siguiente, Daniel Muñoz abandona la agrupación para concentrarse en sus proyectos televisivos de ese momento. Ese año, además de encabezar la quinta temporada de Los 80, Daniel Muñoz asume un rol protagónico en la serie ‘Vida Por Vida’, también de Canal 13.

Pero antes de su retiro definitivo de los 3×7 Veintiuna, Daniel recibe una atractiva invitación desde su representante María ‘Maruja’ Sánchez para participar como jurado en el Festival de Viña del Mar 2012 y con la posibilidad de hacer una aparición solista con un show de cueca. Éste fue el antecedente más claro su actual proyecto cuequero, Daniel Muñoz y Los Marujos.

Puntualmente querían llevar la cueca brava al escenario de Viña por primera vez”, cuenta Daniel. “Con la Maruja armamos el proyecto que fue inspirado en un trabajo de Margot Loyola sobre la cueca en diferentes países de Latinoamérica: México, Bolivia, Argentina, Perú. La cueca como herencia de la zamacueca, la raíz desde donde se desprenden todas estas expresiones y donde cada pueblo tiene sus variaciones”.

Luego de un trabajo de meses, presentaron este proyecto abriendo la tercera jornada del Festival, antecediendo el show de artistas tan disímiles como Salvatore Adamo y Morrissey. El contundente show de 30 minutos generó una cerrada ovación del público que complicó, incluso, la continuidad del espectáculo, quienes pedían el regreso de Daniel Muñoz al escenario. “Por primera vez el público no pifió a la música argentina o a la boliviana. Tuvimos un recibimiento inolvidable”, señala.

Esta presentación desencadenó una serie de invitaciones para tocar en diversos lugares pero, por sobre todo, provocó la inquietud de María Sánchez de registrar este trabajo en un disco. Esta vez sería con un elenco mucho más reducido que el que se vio en el Festival. De esta manera, seleccionó a cinco músicos y los bautizó como Daniel Muñoz y Los Marujos, en honor a su representante y gestora del proyecto.

De esta manera nace ‘Cueca’, un disco que congrega diversas variantes latinoamericanas de este popular sonido. Según Daniel Muñoz, el álbum es “un barniz de humildad, de no dejar de sorprenderse de lo dinámico que es la música tradicional. Por ejemplo la cumbia que se hace acá es chilena y no tiene nada que ver con la original de otros países. Lo mismo pasa con la cueca, no es algo exclusivo de Chile”.

Además de otras cuecas chilenas, de autoría de Horacio Hernández o Carlos “Pollito” Navarro, en el disco se encuentran cuecas cuyanas argentinas, bolivianas, peruanas y mexicanas. “Por ejemplo, ‘Tu Orgullo’ es una cueca boliviana, andina, que tiene otra estructura, otra instrumentalización y otra forma de cantar. Mi intención es homenajear el trabajo de Margot Loyola y saludar a nuestros hermanos latinoamericanos”, señala.

El single promocional del disco, ‘Pa’ Agarrarse de Una Cueca’, es una composición de René “Torito” Alfaro y habla sobre lo necesario que se debe tener para interpretar una cueca brava. De esta manera, se completa una colección de 11 canciones y una décima que invitan a descubrir la versatilidad de este género, tanto en Chile como en el extranjero. “La música nos une, es un lenguaje que rompe fronteras, nos iguala, nos hermana”, establece Daniel Muñoz.

¿Venía de dónde?… Traía aires gitanos, moros, luciérnagas andaluzas y solares arábigos, y en nuestro suelo se arrimó al Roto, se cobijó en su pecho, le acompañó en sus luchas libertarias, en su verbo amoroso, camufló su idioma cuando ambos estuvieron perseguidos y contó hasta hoy su historia. Nunca se abandonaron, Cueca y Roto”, María ‘Maruja’ Sánchez.

Comentarios